Sin gobierno y sin real decreto, ¿dirección y sindicatos firmantes prolongarán la agonía de los sábados?