La seguridad laboral y los explosivos en Correos

 

La lamentable actuación de Correos frente a los empleados ha quedado patente el pasado día 14 de noviembre cuando las Organizaciones Sindicales nos enteramos por la prensa de que en Zaragoza se repartieron a través de Correos, cinco paquetes bomba dirigidos a entidades italianas. De estos cinco objetos tres eran falsos explosivos y dos eran reales, contenían metralla y fueron desactivados por los TEDAX.

 

Correos no informó ni a la plantilla ni a CGT de lo sucedido, ni dictó ninguna instrucción preventiva al respecto ante la posibilidad de que pudiera haber más artefactos explosivos dentro del circuito postal.

 

La actitud por parte de Correos fue de absoluto secretismo, por ello CGT presentó escrito solicitando una reunión urgente entre Empresa y Sindicatos para que se informara fehacientemente de lo sucedido, saber qué había fallado en los controles de admisión, qué análisis se hizo respecto a esta situación, qué instrucciones (si las hubo) se dieron a la plantilla de los Centros de Tratamiento Postal tras la entrada de estos paquetes y al resto del personal que participa en el proceso postal hasta la entrega final del objeto.

 

Ha pasado una semana y seguimos sin respuesta alguna. CGT, quedando a la espera de una respuesta por parte de Correos, le volvemos a instar que redacte una circular interna con instrucciones extraordinarias para prevenir y proteger a la plantilla y usuarios del servicio público postal.

 

LA SALUD ES LO PRIMERO