EMBARAZADAS, LA PESADILLA DE LAS EMPRESAS

Es “vox populi” y bien sabido, sobre todo si eres mujer, que en el mercado laboral de este país, el estar embarazada implica que no te renueven el contrato y/o no ser contratada hasta que el bebé tenga cierta edad.

A la clase política se les llena la boca de palabras como “conciliación familiar”, “ayudas a las familias”, “igualdad de derechos”, “protección a la mujer”, “fomento de la natalidad”, pero solo queda en palabras, NO en hechos y derechos.

El hecho es que a la mujer aún se le castiga por su función reproductiva, sin olvidar que esto es un trabajo hasta donde sabemos, de dos.

Y como “igualdad” no deja de ser un término, vacío de contenido en cuanto que no se implementan medidas legales que lo conviertan en una realidad, el embarazo es campo de cultivo para que el empresariado pueda tomar las medidas que le resulten más “rentables”
Esta irregular práctica se centra en el personal más vulnerable, la mujer EVENTUAL, un abuso que vulnera la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

En Correos, empresa estatal, nos preguntamos si está ocurriendo lo mismo, ¿se está excluyendo a la mujer embarazadas o es pura casualidad?

En CGT tenemos constancia de una denuncia en la provincia de Barcelona, por un caso de estas características. También tenemos conocimiento de una no renovación de contrato a una mujer embarazada, de la provincia de Ciudad Real, que trabajaba como “idónea” repartiendo notificaciones en turno de tarde.

Desde CGT advertimos que denunciaremos, en su caso, estas prácticas discriminatorias, con el fin de proteger los derechos y la igualdad de las mujeres, como hemos hecho en otras ocasiones.

Así mismo requeriremos a la directora de Recursos Humanos de Correos, Lourdes Fernández de la Riva, que investigue y subsane las posibles tropelías en las que pudieran incurrir sus unidades de RRHH provinciales.

¡¡¡SI NOS TOCAN A UNA, NOS TOCAN A TODAS!!!