Basta de presiones contra el permiso por ingreso hospitalario