¿Meternos miedo con nuestro salario?